Filosofía SMUZZ



smuzz logoEn un momento en el que el debate sobre la importancia de la música en la educación se encuentra en su máximo apogeo, la academia SMUZZ nace con el objetivo de defender este arte como el método más completo para la educación y el desarrollo personal y cognitivo.

Nos encontramos en una época en la que tenemos la posibilidad de ofrecer a nuestros hijos todo lo que está en nuestras manos, no podemos y/o no queremos negarles nada y, sin embargo, nos planteamos alejarles de la mayor herramienta que podemos ofrecerles para ayudarles a crecer emocionalmente, la música.

SMUZZ nace en respuesta a este debate porque la única forma de conocer la verdad es experimentándola y porque si nuestros hijos disfrutan de los beneficios de la música, las próximas generaciones no tendrán que debatir si es necesaria o no, sabrán que lo es.

El sistema de educación actual tiende a su extinción dando paso a nuevas técnicas que permiten el desarrollo individual, la potenciación de las habilidades personales, la experimentación como método de aprendizaje y las emociones como herramienta para el establecimiento de los recuerdos. Nada tiene más efecto en el cerebro que la música, afecta a las emociones, a la memoria, a la sensibilidad, a las relaciones personales… .

La música es innata en nosotros, solo hay que potenciarla. Con la música sólo se gana porque es la forma más divertida de crecer en todos los aspectos. Descubrir y potenciar las habilidades de un niño hará que en el futuro su trabajo sea también su pasión.

Todas las culturas tienen música. Los griegos, la civilización que amaba el saber y la educación por encima de todo, consideraba la música un poderoso papel en la educación como fuente de valores morales, de inspiración en las actividades creativas e intelectuales y herramienta forjadora de carácter.

En nuestra cultura la música está en todas partes, nos rodea, nos controla y forma parte de nuestras vidas: nos despierta por las mañanas, nos avisa de llamadas, nos acompaña en los viajes, nos divierte en las fiestas, nos emociona en las películas, nos atrae en los anuncios, nos manipula en los supermercados…si es algo tan presente en nuestras vidas debe ser importante ¿cómo no conocerlo y dominarlo?individual

Introducir la música en la vida de alguien es hacerle el mejor de los regalos, porque la música es social y une a las personas, porque favorece la comunicación, la colaboración y el respeto mutuo, porque imprime confianza y seguridad, fomenta el altruismo y la empatía, modula los estados de ánimo, despierta emociones, facilita el lenguaje y los idiomas. Quien regala música regala salud emocional.

En la era del culto al músculo, donde los gimnasios son los templos de la belleza y salud física, SMUZZ se ofrece como el gimnasio del cerebro, el “músculo” más importante, utilizando la música como la herramienta para desarrollar la salud emocional y social.

SMUZZ ofrece una educación musical sin distinciones de talento o edad, adaptándose a los diferentes intereses de formación y objetivos. Para ello ofrecemos enseñanzas instrumentales, vocales, teóricas, música colectiva, y preparaciones para pruebas de acceso.

Más allá de las habilidades técnicas, ofrecemos diferentes herramientas para desarrollar la expresividad, estimular capacidades, mejorar la coordinación de movimientos, ejercitar el sentido del ritmo, la memoria, la comunicación, todo dentro de un ambiente relajado y alegre donde aprender sea sinónimo de diversión. Porque está científicamente demostrado que sólo los recuerdos que llevan asociados una emoción se mantienen en nuestro cerebro con el paso tiempo y que sólo se aprende de verdad lo que se disfruta.

Manuela del Caño

Doctora en Neurociencias
Directora de Smuzz