Instrumento


Aprender a tocar un instrumento aumenta el número de conexiones neuronales, además de impactar positivamente en nuestras habilidades de comunicación y lenguaje, memoria y atención, e incluso en la capacidad de transmitir nuestras emociones verbalmente.

  • Piano:  el piano es una herramienta muy útil para comprender los aspectos fundamentales del lenguaje musical y de la armonía, importante para entender la distancia entre las notas, las relaciones entre los grados, las funciones tonales, el sistema de alteraciones… Además ejercita la memoria, la concentración, la postura y la disciplina. Desarrolla la coordinación del cuerpo y fomenta la auto-estima. El piano, los teclados o los pianos eléctricos se han convertido en instrumentos esenciales en múltiples formaciones de música moderna además de seguir siendo un instrumento clásico de gran belleza.
  • Guitarra española, guitarra eléctrica y bajo eléctrico: la guitarra ofrece la posibilidad de mejorar la memoria y la agilidad mental, a la vez que aumenta la autoestima y agrega valor social al alumno. Proporciona una herramienta de sociabilidad y abre grandes posibilidades creativas y artísticas en infinidad de situaciones.
  • Canto: el canto es la expresión musical más íntima y personal. Todos cantamos desde pequeños, pero si se hace mal pueden ocasionarse daños importantes. Aprender a cantar es aprender a comunicarse, a sacar el máximo partido a nuestra voz, útil no sólo en el aspecto musical sino también en el comunicativo. Cantar permite adquirir confianza en uno mismo, desarrollar el control de los sentimientos y afrontar los retos de forma sincera y valiente.
  • Batería/Percusión latina: el ritmo también es vital en nuestras vidas y aprender a crearlo y dominarlo permite encontrar el equilibrio interior, adquirir dotes de liderazgo y trabajo en equipo. La batería o la percusión desarrollan tanto la agilidad mental como física, la concentración y la disciplina mientras se libera la creatividad y la diversión.
  • Saxofón.

Instrumento Smuzz